A la hora de elegir almohada para amamantar

-Considera cuánto tiempo vas a estar amamantando. Una almohada para amamantar es una inversión a largo plazo. Si disfrutas usarlo y funciona bien para ti y tu bebé, usaras la almohada hasta que termines de amamantar.


-Mira formas. Tu bebé no es el único factor a la hora de seleccionar una almohada para amamantar. También debes tener en cuenta tu propio tamaño y forma para asegurarte de que la almohada de lactancia se ajuste a tu cuerpo.


-Las almohadas para amamantar vienen en diferentes formas. La forma de "c" tiende a ser la forma más universal y generalmente se adapta a la mayoría de los tipos de cuerpo al tiempo que proporciona un soporte adecuado para los brazos.

-Asegúrate de que sea fácil de limpiar. Las almohadas para amamantar se ensucian con facilidad. Los bebés regurgitan o tienen otros accidentes que provocan la acumulación de desperdicios. Encuentra una almohada que sea fácil de limpiar y que sea apta para lavarropas.

Los materiales utilizados también influyen en la facilidad para limpiar la almohada.

-Si amamantas mientras estas sentada en una silla o sofá, con el bebé acostado en tu regazo, la almohada de amamantamiento es particularmente útil. Puede sostener la cabeza y el cuello del bebé mientras lo amamanta.

Muchas mujeres colocan al bebé debajo de la axila para sostenerlo y lo amamantan de costado. En tales casos, suele ser necesario algún tipo de almohada. Una almohada para amamantar, especialmente una almohada en forma de media luna, puede ayudar con tales alimentaciones.

-Intenta usar la almohada para alimentar con mamadera. Si estas destetando a tu bebé, o tu pareja también lo alimenta, también puede usar la almohada de lactancia de manera segura cuando lo alimente con mamadera.

Encuentra un lugar cómodo para sentarte y colocar la almohada en su regazo o de costado. Acuéstate con el brazo que esté usando para apoyar la cabeza del bebé sobre la almohada.

Cuando lo alimentes con mamadera, tu bebé debe estar recostado ligeramente inclinado. Su cabeza debe estar ligeramente inclinada hacia arriba.

Si bien necesitará usar tu brazo para sujetar al bebé, la almohada aún le brindará algo de apoyo y te quitará algo del peso de tu bebé.

-Las almohadas para amamantar son voluminosas y pueden ser difíciles de llevar de un lugar a otro por lo que es bueno no acostumbrarse a ella al punto de ser dependiente para amamantar.

-Puedes usar una almohada para amamantar durante el embarazo. Si compras una almohada para amamantar antes de que llegue tu bebé, puede usarla para aliviar los dolores y molestias durante el embarazo.

Coloca la almohada de amamantamiento entre las rodillas dobladas durante el sueño ofrece soporte para la espalda baja. También puedes colocar la almohada detrás de la espalda para ayudarte a permanecer de lado mientras duermes.

Si tiene acidez estomacal relacionada con el embarazo, puede usar una almohada adicional para levantar la cabeza mientras duerme

-Utiliza una almohada para amamantar al tiempo boca abajo. El tiempo boca abajo es una rutina en la que se coloca al bebé boca abajo durante un rato todos los días. El propósito del tiempo boca abajo es fortalecer los músculos del cuello del bebé y enseñarle cómo empujar, darse la vuelta, gatear y pararse. Se pueden usar almohadas para amamantar para mejorar el tiempo boca abajo.

La mayoría de los bebés duermen boca arriba, esto es para prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante. Como los bebés pasan más tiempo boca arriba que boca abajo, el tiempo boca abajo puede ser estresante. Los bebés pueden resistirse a que los obliguen a ponerse boca abajo.

Una almohada para amamantar puede ayudar a tu bebé a pasar tiempo boca abajo. Apoyar a un bebé sobre una almohada puede darle una nueva perspectiva y permitirle ver más de una habitación. Esto puede distraerlo de la incomodidad de estar boca abajo y evitar el llanto y la angustia durante el tiempo boca abajo.

Asegúrate de no apoyar a tu bebé con una almohada de lactancia antes de los 3 o 4 meses, ya que los músculos del cuello podrían no ser lo suficientemente fuertes como para que esto sea seguro hasta entonces. Es muy importante que consultes a un médico sobre ello.


-Comprende que la almohada no es para todos. Las almohadas para amamantar pueden ser una gran herramienta, pero no funcionan para todas las madres o para todos los bebés y eso esta bien, recuerda, una almohada de lactancia está diseñada para brindarte mayor comodidad. Muchas mujeres encuentran que la almohada es útil para ellas y sus bebés, pero si una almohada para amamantar te causa molestias, no es una necesidad. La lactancia materna es un momento único y cada una lo vive como puede y como quiere.





33 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo